¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Implicaciones Tributarias en la Reorganización de Empresas

Se debe comunicar a la Sunat la fecha de entrada en vigencia de una reorganización societaria.

Sigue a administración moderna  en Facebook.


La transferencia de los bienes que se produce como consecuencia de la reorganización societaria no se encuentra gravada con el Impuesto  a la Renta ni con el impuesto General a las Ventas, siempre que no se produzca  una revaluación voluntaria de activos con ocasión de la reorganización societaria, o , de efectuarse, que la diferencia entre el mayor valor pactado y el costo computable no se distribuya. Sin embargo, la transferencia de inmuebles generada como consecuencia de una reorganización societaria estaría gravada con el impuesto de Alcabala, siendo el adquiriente el contribuyente de dicho impuesto.


En cuanto a los bienes transferidos, estos tienen  para el adquiriente  el mismo costo computable y valor depreciable que hubiera correspondido al transferente.

El adquiriente no puede imputar las pérdidas tributarias del transferente. Sin embargo, el adquiriente podrá imputar sus pérdidas tributarias contra la renta  que se genere luego de la reorganización societaria, hasta un monto del 100% de su activo fijo antes de la reorganización.

Implicancias tributarias en la reorganización empresarialMediante la reorganización societaria, se transmiten al adquiriente los derechos y obligaciones tributarias del transferente, siempre que este cumpla las mismas condiciones y requisitos  que permitieron al transferente gozar de los derechos. Así, los saldos a favor, pagos a cuenta, créditos, deducciones tributarias y devoluciones en general que correspondan al transferente se prorratean entre los adquirentes. De igual manera, se puede transferir el crédito fiscal del Impuesto General a las Ventas  a la nueva empresa, a la que subsiste o a la adquirente.

En el caso particular de una reorganización simple, es necesario que se transfieran activos y pasivos vinculados a los mismos, a efectos de poder diferenciar dicha operación de un simple aporte de capital y que se pueda beneficiar del tratamiento tributario antes descrito.

El adquiriente de activos y/o pasivos en una reorganización societaria es responsable solidario con el transferente por las deudas tributarias pendientes de pago que tuviera dicha sociedad. Dicha responsabilidad cesará al vencimiento del plazo de prescripción de los tributos en cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.