¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

martes, 22 de julio de 2014

CARACTERÍSTICAS Y NATURALEZA DE LAS INVERSIONES

La inversión son los recursos, sean estos materiales o financieros necesarios para realizar el proyecto; por lo tanto cuando se habla de la inversión de un proyecto, se hace referencia a la cuantificación monetaria de todos los recursos que van a permitir la realización de proyecto.

Sigue a administración moderna  en Facebook



Por lo tanto cuando se va a determinar el monto de la inversión, es necesario identificar todos los recursos que se van a utilizar, establecer las castidades y en función de dicha información realizar la cuantificación monetaria.
Cuando se determina la inversión necesaria para el proyecto se tiene que tener cuidado en lo siguiente:

a)   La Subvaluación: Es importante que al momento de averiguar el precio de los recursos, estos sean reales, porque el indicar precios inferiores (bajo la par) podría en el futuro truncar el proyecto por falta de financiamiento.

b)   La Sobrevaloración: Si la subvaluación nos puede ocasionar problemas de financiamiento, la sobrevaloración, que es fijar los precios por encima de su real valor (sobre la par), nos puede ocasionar gastos financieros elevados, que al final repercuten en las utilidades proyectadas del proyecto.

En el proceso de determinar la inversión, se puede clasificar en:


ACTIVO FIJO

Los activos fijos[1] son la inversión fija tangible, estas vienen a ser el terreno, las edificaciones, las maquinarias y equipos, los muebles y enseres, vehículos, entre otros.

Para adquirir los activos fijos, deben considerarse una serie de criterios, como por ejemplo: verificar el precio de mercado, del activo o de un activo similar como referente. Para bienes como terrenos y edificios se podrá mandar a valorizar por un especialista.
Con respecto a las maquinarias y equipos, hay que evaluar las propuestas de los proveedores, considerando la calidad del bien, sus costos de mantenimiento, el tiempo de obsolescencia, el valor de reventa, entre otros. Asimismo, debe considerarse el costo de la instalación, flete y puesta en marcha.

En ese mismo sentido, Baca Urbina[2] (…) nos dice la inversión inicial comprende la adquisición de todos los activos fijos y diferidos o intangibles necesarios para iniciar las operaciones de la empre, con excepción del capital de trabajo. Por lo tanto se desprende que los  activos fijos (que se pueden tocar), son los bienes propiedades de la empresa, como edificios, terrenos, maquinarias entre otras. A este activo se le llama fijo porque la empresa no puede desprenderse fácilmente de él sin que ello ocasione problemas a sus actividades productivas.

Para el caso de las inversiones de reemplazo[3] se puede extraer del libro de Sapag Chaín que estas se incluirán en función de la vida útil de cada activo, la que se pueda calcular de acuerdo con distintos criterios.

Estos criterios pueden ser:

·         Criterio contable: este supone que los activos deberán ser reemplazados en la misma cantidad de años en que puedan ser depreciados contablemente (*).

·         Criterio técnico: este define el periodo de reemplazo en función de estándares predeterminados de uso, que se relacionan con tasas estudiadas de fallas, obsolescencia de los equipos, horas de trabajo, años unidades producidas u otra forma donde resalten las características físicas de las inversiones.

·         Criterio comercial: determina el periodo de reemplazo en funcionamiento de alguna variable comercial generalmente asociada a la imagen corporativa; por ejemplo, reemplazar los vehículos de gerencia o la flota de vehículos que distribuyen productos congelados, para dar a los clientes una imagen de modernidad, higiene y alta tecnología; o renovar muy ocasionalmente los vehículos en que se transporta vino, para dar una imagen de tradición, antigüedad e, incluso, de falta de procesos de tecnología moderna y de aditivos químicos en la elaboración del producto.

·         Criterio económico: estima el momento óptimo económico de la sustitución, es decir, cuando los costos de continuar con un activo son mayores que los de invertir en uno nuevo.

Según puedo observar, hubo un avance de manera creciente en los últimos años en casi todas las áreas tecnológicas puede determinar que se acorte la vida útil económica de un activo, aunque no su vida útil técnica ni contable.

Lo anterior hace conveniente elaborar un cuadro de requerimientos de activos para poder construir un calendario de inversiones de sustitución durante el horizonte de evaluación.

INVERSION INTANGIBLE

La inversión intangible[4] está constituida básicamente por todos aquellos gastos pre-operativos necesarios para la puesta en marcha del proyecto.
Estos gastos son, entre otros, los siguientes: gastos de constitución, de registro de marcas y patentes, de obtención de licencias, intereses preo-perativos, legalización de libros contables, jefe de  proyectos, contratos de servicio (como luz, agua, teléfono, electricidad y servicios notariales), estudios que tiendan a mejorar en el presente o en el futuro en funcionamiento de la empre, como estudios administrativos o de ingeniería, estudios de valuación, capacitación de personal dentro y fuera de la empresa, etc.

Se registran como gastos pre-operativos, activándose en el balance de apertura del proyecto, para luego poder pasar como gasto cuando el proyecto comienza a operar.

Las inversiones más frecuentes en proyectos de ampliación, internalización y reemplazo se asocian con la construcción de las obras físicas necesarias y con la adquisición de equipamiento, mobiliario y vehículos. Pero no es posible esperar que un nuevo proyecto pueda funcionar sin tener definidos sus sistemas de información, su plan de cuentas contable, su sistema de cobranzas, de clientes y proveedores, su control de inventarios, la adquisición de licencias, el montaje y las pruebas para la puesta en marcha, la capacitación del personal, etcétera. Estos elementos son los que se conocen generalmente como activos e inversiones intangibles. Para una correcta evaluación, se deberán estimar los desembolsos en todos los ítems que requerirán estar oportuna y adecuadamente disponibles en el momento de su puesta en marcha.

Las inversiones intangibles[5], al igual que los activos fijos, pierden valor con el tiempo. A esta pérdida se le denomina amortización de intangibles.
Estas inversiones afectan al flujo de caja indirectamente, por la vía de una disminución  de la base imposible y, por lo tanto, de los impuestos a pagar. Esto comprende diversos gastos que se describen a continuación:

a.    Gastos en organización: por la dirección y coordinación de la obras de instalación, el diseño de los sistemas y procedimientos administrativos (legal, informático, contabilidad, etc.).

b.    Gastos en patentes y licencia: gastos por el derecho o uso de una marca, formula o proceso productivo, permisos municipales, autorizaciones notariales y licencias que certifican el funcionamiento del proyecto.

c.    Gastos de puesta en marcha: son los gastos que deben hacerse al iniciar el funcionamiento de las instalaciones, aunque muchos de estos gastos sran previos a la puesta en marcha, se consideran en este concepto. Por ejemplo, se consideran los gastos en remuneraciones, alquiler, publicidad, seguros y otros que se efectúen antes del inicio de la operación del proyecto.

d.    Gastos en capacitación: comprende los gastos en capacitación al personal que se encargara de la administración del proyecto.

e.    Gastos en imprevistos: gastos para afrontar aquellas inversiones no consideradas en los estudios y para contrarrestar posibles contingencias. Se calcula como un porcentaje del total de los activos fijos.

f.     Gastos en estudios del proyecto: no es aconsejable incluirlo dentro de la inversiones, por cuando es costo inevitable que debe pagarse independientemente de su resultado de la evaluación por regla general, únicamente deben incluirse como inversiones aquellos costos en que se deberá incurrir solo si se decide llevar a cabo el proyecto.

CAPITAL DE TRABAJO

Es aquella inversión que se utiliza como fondo de maniobra para que el proyecto pueda trabajar sin problemas. Por decirlo así, una inversión fundamental para el éxito o el fracaso de un proyecto es la que se debe hacer en el capital de trabajo. El proyecto puede considerar la inversión en todos los activos fijos necesarios para poder funcionar adecuadamente, pero si no contempla la inversión en el capital necesario para financiar los desfases de caja durante su operación, probablemente fracase.

Viéndolo desde un punto d vista contable, este capital se define como la diferencia aritmética entre el activo y el pasivo. Desde el punto de vista práctico, está representado por el capital adicional (diferente de la inversión de activo fijo) con que hay que contar para que empiece a funcionar un proyecto.

Aunque el capital de trabajo es también una inversión inicial, tiene una diferencia fundamental con respeto a la inversión en activo fijo, y esa diferencia radica en su naturaleza circulante, esto implica que mientras la inversión fija puede recuperarse por la vía fiscal, mediante la depreciación y la amortización, la inversión y en el caso del capital de trabajo no puede recuperarse por este medio, ya que se supone que, dada su naturaleza, la empresa se resarcirá de él a corto plazo.

Andía Valencianos menciona[6] :

“Para que funcione un proyecto no solo necesita de infraestructura,             maquinarias y equipos, también se requiere de recursos financieros que     permitan sostener la operatividad del negocio durante el tiempo en que             se estime se reciban los ingresos que cubran los egresos corrientes.”
A este periodo se le denomina ciclo operativo, ya que inicia cuando se adquiere la materia prima e in sumos hasta que se recibe el efectivo después de que sean vendido los bienes. Debido a las características de los negocios, el capital de trabajo toma distintos valores, por ejemplo para un negocio de fotocopiadora, el capital de trabajo sería el monto para la adquisición de papel, insumos y efectivo. Para una farmacia, el capital de trabajo estaría compuesto principalmente por el costo de adquisición de medicamentos.

Así mismo Nassir y Reinaldo Sapag [7] nos mencionan que el capital de trabajo tiene un carácter permanente durante la vida del proyecto, aunque debido al incremento de las ventas pueden existir nuevas inversiones constituyendo el cambio en el capital de trabajo que se recuperará en forma conjunta y total cuando el proyecto deje de operar:

Para la cuantificación del capital de trabajo se considerara:

·         El dinero necesario para mantener un saldo mínimo de caja que afronte el pago de gastos menores.

·         Las facilidades en el pago que se otorgue a los clientes, las que serán financiadas por el negocio.

·         Las facilidades que nos otorguen los proveedores en la cancelación de las deudas, considerando como un beneficio, ya que financia parte de los recursos.

·         Y todo negocio debe contar con reservas que permitan enfrentar los desfases entre las distintas funciones. Así, se consideran los inventarios y pueden ser en materia prima, productos en proceso y productos terminados, los cuales deben ser financiados.

CALENDARIO DE LAS INVERSIONES[8]

Las inversiones iniciales en activos fijos e inversiones intangibles del proyecto demandan calendarizar las inversiones previas a la operación, de manera que se identifiquen los montos para invertir en cada periodo anterior a la puesta en marcha del proyecto. Los valores serán expresados a precios constantes en periodos anuales, semestrales, mensuales u otros, independientemente del periodo de análisis utilizado para el proyecto del flujo de caja (normalmente anual).

Ejemplo de calendario de inversiones:


Año 0
Año 1
Año 2
Año 3
Año 4


O –  I – M – T

O –  I – M – T

O –  I – M – T

O –  I – M – T

O –  I – M – T
1.  Activos fijos.

2.  Inversiones intangibles.

3.  Capital de trabajo

*

*


*


*

Inversión total
*


*
*

Donde:

O: monto de las inversiones que demandan los aspectos organizacionales y administrativos del proyecto.
I: monto de las inversiones que demanda los aspectos de ingeniería del proyecto de     inversión.
M: monto de las inversiones que demanda los aspectos del mercado del proyecto de inversión.
T: total de la inversión.

El calendario de inversiones permite precisar que todas las inversiones se desembolsarán en forma conjunta en el momento cero* o fecha de inicio de la operación del proyecto. Las inversiones previas a la puesta en marcha, pueden estar expresadas en periodos anuales, mensuales, quincenales, semanales y otros.



[1] PROBIDEPERÚ, Estudio de las inversiones y financiamiento del proyecto,  Manual de proyectos de Inversión Perú. Pág. 72.
[2] Gabriel Baca Urbina,  EVALUACIÓN DE PROYECTOS,  4ta edición, editorial McGraw-Hill, México DF. Pág. 190.
[3] Nassir Sapag Chaín, PROYECTOS DE INVERSION, 2da edición. Pág. 182.
(*) El periodo de depreciación corresponde al plazo en que una inversión es cargada a gasto contable con fines tributarios. Cuando se compra un activo, no cambia el valor de la empresa, pero al pasar el tiempo, este pierde valor, en este caso el fisco es quien define el término “depreciación” la pérdida de valor promedio anual activo, el cual puede descontarse de la utilidad como un gasto.
[4] QUISPE RAMOS, ROSARIO; Formulación, evaluación, ejecución y administración de proyectos de inversión. Instituto de Investigación El Pacifico. Asesores y Consultores. 1era. Edición Lima Perú, 2003.

[5] ALEGRE ELERA, JENNER F., Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, Editorial América Lima- Perú. 6ta Edición, 2003.
[6] Walter Andía Valencia,  PROYECTOS DE INVERSIÓN: Guía para su formulación y Evaluación Estratégica, 2da edición, Lima- perú.
[7] SAPAG CHAIN, NASSIR; SAPAG CHAIN, REINALDO; Preparación y Evaluación de Proyectos. Ed. Mc. Graw Hill – Chile. Cuarta Edición, 2000.
[8] ALEGRE ELERA, JENNER F., Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, Editorial América Lima- Perú. 6ta Edición, 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.