¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

domingo, 19 de octubre de 2014

BANCOS DE DESARROLLO

La banca de desarrollo es una de las principales herramientas para reducir la desigualdad en América Latina. Según la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (Alide), los activos de estas instituciones en 2013 ascendían a 1.6 billones de dólares. 

Sigue a administración moderna  en Facebook

banca-de-desarrollo-en-el-peru

En un continente en donde la pobreza y la riqueza se miran cara a cara, la banca de desarrollo es una herramienta necesaria para superar la desigualdad.

¿Pero, de qué hablamos cuando nos referimos a este tipo de entidades financieras? Con una cartera de mecanismos y servicios enfocados al avance humano, la banca de desarrollo está presente en nuestro continente desde hace mucho tiempo y acompaña a las poblaciones más vulnerables.
El economista Jefe de Estudios Económicos de la Alide, Romy Calderón, explica que el concepto de banca de desarrollo ha ido evolucionando acorde con las ideas económicas dominantes.

“En esencia, se trata de un sistema financiero complementario a las entidades financieras comerciales, que atiende áreas de mercado que no son atendidos por ese tipo de banca, por ejemplo con financiamiento de largo plazo en zonas rurales”, sostiene.

Agrega que, aunque la banca de desarrollo no busca el lucro, sí necesita cierto mar gen de rentabilidad que le permita seguir operando en los diferentes sectores.

Cerrando brechas

Una manera de ver la importancia de la banca de desarrollo en el continente es su trabajo en áreas donde el sector financiero no llega.

Así, un reciente estudio publicado por Alide precisa que América Latina aún debe enfrentar el insuficiente desarrollo del mercado de capitales, la poca profundidad del sistema financiero y los bajos niveles de acceso, puntos que tiene que ver con la inclusión financiera.

profundidad-de-sistema-financiero-por-regiones

El trabajo titulado La banca de desarrollo y la creación de productos para la inclusión financiera explica que la agenda de estas entidades apunta prioritariamente hacia los segmentos de menores ingresos y población más vulnerable, que es la que típicamente tiene menos acceso a productos financieros y los que sí lo tienen no lo usan convenientemente por no ajustarse a sus necesidades de financiación y ahorro.
Un ejemplo de cómo la banca de desarrollo labora en la región es el Banco de Desarrollo Productivo de Bolivia (BDP), el que se espera comience a operar como banco de primer piso, evaluando de manera directa los emprendimientos productivos para entregar créditos.
Esta entidad podrá administrar los recursos de pensiones que ascienden a 7,000 millones de dólares.

Además, puede captar ahorros del público, así como intermediar y canalizar recursos financieros propios o de terceros.

Además, según las leyes bolivianas, el BDP puede obtener recursos financieros mediante préstamos, líneas de crédito, bonos, pagarés, obligaciones subordinadas, certificados fiduciarios, avales o finanzas, subsidios o donaciones en cualquier forma de contrato. 

Áreas

Según Calderón, los bancos de desarrollo financian en función del mandato que se especifica en su ley de creación.

Actualmente, en América Latina los sectores en donde aquellas entidades tienen más presencia son agro y rural (25%), vivienda, construcción e infraestructura (18.3%), comercio (12.2%), servicios (2.1%) y comercio exterior (2.2%).

profundizacion-financiera-en-america-latina-y-el-caribe


En el caso del tipo de empresas, el representante de Alide sostiene que las pequeñas y medianas empresas (pymes) están en el primer lugar de los financiamientos con el 38%; las micro empresas, el 20%; y las grandes empresas, 9.6%. En este último rubro destacan las compañías brasileñas. “Hay que destacar que hoy los bancos de desarrollo se han orientado más hacia las pequeñas y microempresas, que son las que tienen problemas con el sector financiero, mucho de ese financiamiento es de mediano y largo plazo, lo cual es básico si es que se quiere empresas competitivas que inviertan en la renovación de sus equipos”, dice Calderón.

El funcionario explica que en América Latina los activos de la banca de desarrollo al 2013 ascendían a 1.6 billones de dólares, por lo que la cartera de créditos puede alcanzar el billón de dólares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.