¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

domingo, 9 de noviembre de 2014

HISTORIA ECONÓMICA DEL PERÚ

El proceso de reforma monetaria se dio a través: de la supervisión bancaria,  de reformas fiscales y tributarias. Para ello, se invitó a la misión económica del profesor Edwin W. Kemmerer con el objeto de elaborar un plan de estabilización, una de cuyas recomendaciones fue la de fundación del actual Banco Central de Reserva del Perú, la cual se realizó en abril de 1931[1].

Sigue a administración moderna  en Facebook


En esta ocasión haremos un breve recuento de nuestra historia económica a partir de 1939:

          1939-1948    La corriente estatista
El inicio de la Segunda Guerra Mundial y el consecuente clima de inestabilidad propiciaron el comienzo de una política de abierta intervencionista del Estado. La aplicación de medidas expansivas del gasto público provocaría la creciente tasa de inflación interna, y se buscó dar solución mediante el control de precios. La tasa de inflación acumulada entre 1941 y 1948 fue de 215,5%.

           1948-1956    Reformas y Estabilización
Se necesitaba la reorientación de la política económica; porque el déficit fiscal era elevado, el desequilibrio cambiario agudo y el declive de las exportaciones marcado, como consecuencia de la rígida política de tipo de cambio y de la pérdida de algunos mercados por la guerra.

Y la solución que se adopto fue el retorno de la libertad de comercio, el levantamiento de controles, la eliminación de los subsidios y un mayor papel del mercado en la conducción de la economía.

El crecimiento económico observado entre 1949 y 1956 (6,3% en promedio anual), fue el resultado de tres factores básicos: el retorno al régimen de libertad económica que implicó la eliminación de los controles de precios y subsidios; el alza de las cotizaciones de las exportaciones peruanas que provocó la guerra de Corea; y en tercer lugar, las fuertes inversiones del exterior, atraídas por el clima de libertad y estabilidad económica que gozaba el país.

          1957-1961    La alta inflación
Un segundo episodio de alta inflación se observó en 1959 (16,1%) como consecuencia del deterioro de las cuentas fiscales que se inició en 1956. Problemas presupuestarios, principalmente influencia por la recesión producida en Estados Unidos.

           1962-1967    Expansión del gasto público y crisis cambiaria
Hacia fines de 1962 la economía comenzaba a mostrar una desaceleración, luego de que en los años previos tuviera un crecimiento promedio anual superior al 9%, debido al dinamismo de las exportaciones (las tasas de crecimiento del PBI entre 1960 y 1962 fueron de 12,2%; 7,4% y 8,4%, respectivamente; debido al funcionamiento de Toquepala y del boom de la harina de pecado). 
Esta desaceleración en la actividad productiva se reflejó en una disminución del crecimiento del PBI a 3,7% en 1963. En este período el gasto público se incrementó de 15,3% del PBI en 1962 a 21,2% en 1967.

           1968-1975    Intervención estatal y brote inflacionario
Se mantuvo los lineamientos de política aplicados en el período anterior, tales como un creciente gasto público, la fijación del tipo de cambio y una elevada protección a la producción doméstica.

El Estado aumentó su participación en la economía, porque se le considero como elemento fundamental para incentivar el desarrollo de la industria nacional. Se realizó expropiaciones de capital extranjero y nacional y se creó nuevas empresas públicas (Petroperú, Centromín, Enafer, HierroPerú, entre otras);  y extendió sus actividades a nuevos sectores económicos (Pesca Perú, Electro Perú, InduPerú, Epsa, etc.).

Estas empresas, afectadas por un manejo ineficiente y por los controles de precios, generaron déficit importantes, que en 1975 fueron equivalentes al 4,4 por ciento del PBI.

1975-1980    Políticas de ajuste en un contexto externo favorable
Se buscó estabilizar la economía pero los intentos fueron poco exitosos debido a los desequilibrios fiscales generados por los altos niveles de gasto (gastos de defensa, subsidios y los proyectos de gran envergadura).

En 1978 se inició un severo plan orientado a reducir y reorientar el gasto, a promover una devaluación real y a renegociar la deuda externa. Además se realizó un primer proceso de liberalización comercial, se introdujo medidas para reducir el aparato estatal y se buscó promover las exportaciones mediante mecanismos tributarios.

          1980-1985    Expansión del gasto y ajuste posterior
Aplicación de una política fiscal expansiva, sustentada principalmente en proyectos de inversión.

La política monetaria era pasiva, y básicamente financiaban el déficit fiscal mediante emisión primaria. El déficit del sector público se elevó sucesivamente de 1% en 1979 al 10% del PBI en 1983, afectado además por una severa recesión.

1985-1990    Recesión e hiperinflación
La política económica fue intervencionista, se descuidó el equilibrio macroeconómico. Ello llevó a una fuerte presión sobre las cuentas externas que inicialmente trató de ser contrarrestada con el establecimiento de tipos de cambio múltiples, aranceles diferenciados y la moratoria del pago de la deuda externa. En 1988 los desequilibrios eran de tal magnitud que hicieron infructuosos los intentos de estabilización y terminaron generando un proceso hiperinflacionario

Hubo una expansión del gasto público y la política monetaria se caracterizó por la emisión primaria para el financiamiento del gasto público, lo que ocasionó crecientes déficits fiscales, en un contexto de restricciones de préstamos externos.

De un déficit económico de 3,2% en 1985 se pasa a un déficit promedio de 11% para el quinquenio 1985-1990.

1990-1998: Reformas estructurales y estabilización
Se inició reformas estructurales (desregulación de mercados y disminución de la actividad estatal) y de estabilización. Y así, se eliminaron los controles de precios, los subsidios y el esquema de represión financiera. Se estableció la libre movilidad de capitales, el tratamiento equitativo a la inversión doméstica y extranjera y la privatización de las empresas públicas.

La política monetaria se centra en alcanzar la estabilidad de precios. Asimismo primó el uso de instrumentos directos (elevados encajes, control de tasas de interés, créditos al gobierno y a la banca de fomento y coeficientes de cartera de colocaciones de la banca), la política monetaria empezó a basarse en el uso de instrumentos indirectos (que operan a través del mercado en su conjunto) y el control de agregados monetarios; dejando que el tipo de cambio y las tasas de interés se determinen en el mercado

El diseño de la política monetaria en la presente década se ha caracterizado por el desarrollo de instrumentos monetarios indirectos y el abandono de los instrumentos directos (tasas de encaje elevadas y diferenciadas que sirvieron para controlar la expansión secundaria de la liquidez a través del sistema financiero). De esta manera, la política monetaria se orienta hacia una mayor acción de los mercados. El BCRP busca alcanzar su objetivo único de estabilidad de precios a través de su intervención como un agente económico más en los mercados de dinero y cambiario.
                                                               
         1998-2000    Crisis económica externa, crisis política interna y la gran corrupción
El fondo acumulado de los ingresos por privatizaciones comenzó a ser utilizados de manera poco transparente,

La crisis asiática de 1997 no afectó inmediatamente al Perú, fue el año 1998 y 2000 que la economía entro en recesión debido a la retracción de la entrada de capitales y la disminución del ritmo de las privatizaciones, lo que redujo la inversión privada, pero sobre todo la pública.

En el 2000, la economía se recuperó por el aumento del consumo corriente del gobierno, con recursos ordinarios y con los recursos de las privatizaciones, y un incremento de las exportaciones. Las posibilidades de crecimiento reposan en buena parte en la inversión extranjera, y la política fiscal no tenía ya el peso de influir el ciclo económico con la baja presión tributaria existente.

          2000-2001    El gobierno de Transición
Había una clara desigualdad en la repartición de los beneficios del crecimiento y de la estabilidad económica, la mitad de la población seguía siendo pobre.

El año 2000 terminó con un resultado positivo, mientras que el 2001 tuvo un crecimiento casi cero, debido a la retracción de la inversión pública y a una balanza de cuenta corriente negativa y elevada.

           2001-2006    La vuelta a la democracia y crecimiento sostenido
Se definió metas fiscales en concordancia con el FMI y se comenzó a impulsar varias políticas sociales y el Banco Central de Reserva adoptó el esquema de “meta inflacionista” para la política monetaria.

El principal problema del gobierno era la baja presión tributaria (13% del PBI), con la cual no era posible mejorar el gasto social ni hacer grandes inversiones públicas. La solución fue la de atraer más capitales privados a través de las privatizaciones y concesiones, e incrementar la deuda pública. Se aplicó una política fiscal anti-cíclica que le dio más estabilidad.

Se impulsó mayores niveles de apertura comercial y financiera, se comenzó a buscar tratados y acuerdos de libre comercio con distintos bloques de países. Como por ejemplo se firmó con Estados Unidos el ATPDEA, un tratado de liberalización de partidas arancelarias para el mercado americano para luego negociar un TLC.

Por otro lado, la mayor apertura comercial combinada con el atraso cambiario originó la reconversión o cierre de muchos negocios industriales, pues se comenzaron a volver poco competitivos frente a productos importados, y como resultado se fue generando un problema de desempleo y menores ingresos en la mayor parte de regiones.[2]

          2006-2011    La consolidación económica del país
La pobreza se redujo a 31% en los últimos cinco años, las exportaciones han alcanzaron los 131.000 millones de dólares y las inversiones en minería e hidrocarburos bordearon los 20.000 millones de dólares entre 2000 y 2009.[3]

Nuestro país está en constante crecimiento gracias a la minería ya que los precios de estos metales están con un precio sumamente alto y a la firma de TLC's con Canadá, Singapur, Suiza, Liechtenstein, Islandia, Noruega, Tailandia, Corea del Sur, México, Unión Europea.[4]

          2011- Hasta la actualidad
El gobierno actual continuó la política de caída sistemática del tipo de cambio real que empezó con el segundo gobierno de Alan García. Esta caída continuó, no obstante la desaceleración del crecimiento económico y d la notable reducción del ritmo de crecimiento de las exportaciones como resultado de la crisis internacional de 2008-2009.[5]




[1] Guevara Ruiz, Guillermo. Política Monetaria del Banco Central: Una Perspectiva Histórica. Obtenido de:
http://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/Revista-Estudios-Economicos/05/Estudios-Economicos-5-2.pdf
[2] Gonzales de Olarte, Efraín. Economía política de la era neoliberal peruana: 1990 – 2006.
Pontificia Universidad Católica del Perú. Revisado el 9/10/2014: http://blog.pucp.edu.pe/item/9028/economia-politica-de-la-era-neoliberal-peruana-1990-2006
[3] Alan García se despide dejando un crecimiento económico del 7%. Página Web: RPP Noticias. Obtenido el 9/10/2014: http://www.rpp.com.pe/2011-07-26-alan-garcia-se-despide-dejando-un-crecimiento-economico-del-7-noticia_388439.html
[4] Segundo gobierno de Alan García (2006-2011). Obtenido el 09/10/2014:http://gobiernosperuanos56-12.blogspot.com/2012/12/gobierno-de-alejandro-toledo-2001-2006.html
[5] Veintinueve meses de Gobierno de Ollanta Humala: Balance de su gestión económica. Blog: Félix Jiménez. Obtenido el 09/10/2014: http://felixjimenez.blogspot.com/2013/12/veintinueve-meses-de-gobierno-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.