¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

domingo, 14 de diciembre de 2014

El ambiente: tercer factor de la economía

el-ambiente-tercer-factor-de-la-economia
Cada vez es más evidente que en el sector económico se está llevando a cabo un cambio estructural fundamental. Un indicio que así lo confirma son los beneficios crecientes de la industria relacionada con las mejoras y los productos ambientales. 

Sigue a administración moderna  en Facebook

Este cambio no solo se limita a descubrir y explotar nuevos mercados para tecnologías o artículos de consumo ecológicamente deseables, sino que también cambia la organización interna de muchas empresas. Para esta reestructuración es imprescindible incluir criterios que fundamenten el respeto por el medio natural en la planificación de los objetivos de la empresa, es decir, en la cultura empresarial.La decisión de gestionar las empresas con criterios respetuosos con el medio ambiente aún ha de ser tomada en muchos casos, pero la consciencia de su necesidad aumenta. 

En definitiva, el desequilibrio ecológico no solo se manifiesta a nivel global, sino que también tiene una incidencia local y puede llegar a poner en peligro las bases existenciales sobre las que descansa la actividad empresarial. Estos temores se hacen explícitos en las afirmaciones de personalidades internacionales relacionadas con el mundo de la empresa.
Conservación del medio ambiente

Según las normas de la economía de mercado, una empresa que a largo plazo no tenga beneficios queda excluida del mundo mercantil. Siendo cierto que la conservación del medio supone un desembolso; las empresas, sin embargo, han de ser conscientes que los efectos externos negativos que supone una actividad económica de alto consumo de materias primeras y con impacto sobre el medio ambiente finalmente se volverá contra ellas mismas. En la medida que el medio ambiente es un bien para explotar sin ningún coste para las empresas, frecuentemente se olvidan que su actividad es la que agota los recursos y provoca los daños ambientales. Por lo tanto, a medio y largo plazo se tendrán que soportar los gastos ecológicos que en un futuro aparecerán como resultado. As empresas tienen que asumir el coste ambiental global de su actividad (internalizar el medio ambiente) para lo cual han de reestructurarse y aumentar la eficiencia energética y de las materias primeras, e intentar cerrar los ciclos de todos los productos y subproductos que surgen durante el proceso de fabricación.

Actualmente, vuelve a haber una tendencia de incremento en el precio de las materias primas, debida principalmente a imposiciones fiscales. Por esto, una empresa que planifique con visión de futuro económico y ecológico intentará evitar los gastos generados por el impacto ambiental que supone la extracción de recursos y la deposición de subproductos y de residuos contaminantes. La afirmación que la conservación del medio ambiente por parte de la empresa genera gasto solo es cierta en una valoración muy superficial. Hay numerosos ejemplos prácticos del mundo empresarial que demuestran que las inversiones en medidas de tipo ambiental conducen a un importante ahorro energético y de recursos, la cual cosa supone, una reducción en el gasto general. En estos casos podemos hablar de medidas como la cogeneración energética, el ahorro de agua estableciendo circuitos cerrados, etc. Las condiciones marco que imperan en estos momentos pueden modificarse gradualmente por el encarecimiento de la energía y del agua, por los nuevos impuestos ecológicos como el que actualmente se discute a nivel europeo sobre las emisiones de dióxido de carbono, por agotamiento de determinados recursos naturales, etc. La planificación estratégica, en un horizonte a largo plazo, tiene como objetivo determinar las modificaciones que hay que desarrollar en el ámbito empresarial de acuerdo a las influencias de las políticas ambientales. Obligando a fomentar medidas adecuadas de adaptación, y de acuerdo con estas, ejecutar una política de empresa preventiva y proactiva. La adaptación del comportamiento competitivo empresarial frente de las condiciones marco que lo modifican se lleva a cabo a través de medidas que son iniciativa propia de la empresa y que mejora su posición respecto de los competidores. Si se pretende obtener una posición consolidada de mercado y una optimización de beneficios permanentes a largo plazo, únicamente la compatibilización de las exigencias ecológicas y los objetivos empresariales de rendibilidad darán garantía a la empresa.

Los recursos naturales de los que dispone el hombre podrían llegar a agotarse. Algunos sectores productivos, conscientes de la necesidad de no agotar los recursos naturales llevan años trabajando con conciencia verde y ahora empiezan a ver los frutos. El medio ambiente está enfermo y la responsabilidad es fundamentalmente del hombre que no ha sabido cuidar en condiciones su hábitat. El deterioro que sufren actualmente los ecosistemas es algo preocupante, ya que puede llegar a perjudicar el bienestar social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.