¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

domingo, 21 de diciembre de 2014

La Responsabilidad Ambiental de la Empresa

La-responsabilidad-ambiental-de-la-empresa
La responsabilidad ambiental de una organización debe entenderse como un compromiso ético, asumido desde la dirección, y que puede implementarse mediante diversos instrumentos, dependiendo del grado de compromiso de la organización con la preservación de su entorno natural y los medios a su alcance para cumplir sus metas ambientales. Toda organización debe ser consciente del impacto ambiental que genera, y de la necesidad de reducirlo drásticamente en el menor tiempo posible, para propiciar el desarrollo sostenible.

Sigue a administración moderna  en Facebook

El punto de partida de una gestión ambiental efectiva es el reconocimiento de la conservación del medio como condición indispensable para la competitividad de la empresa. Solo una gestión respetuosa con el medio que se construya sobre esta base tendrá predisposición para llevar a término una estrategia empresarial que considere criterios ambientales en todos los ámbitos.

Esta noción debe de estar interiorizada por la cúpula directiva de la empresa, ya que únicamente así tiene posibilidades de prosperar. Las propuestas para modificar las estructuras empresariales por regla general han de proceder de la dirección.
Los factores que determinan el éxito de una gestión respetuosa con el medio se basan en los siguientes puntos.
  • La conservación del medio ambiente es parte integrante implícita de los objetivos empresariales.

  • Se ha de garantizar el apoyo y la participación de la dirección de la empresa.

  •  Dentro de la empresa se determinan las competencias para solucionar los problemas ambientales.
  • Este concepto se ha de integrar en la política y el progreso empresarial anterior. 

  • El proceso se fundamenta mediante medidas de formación de personal apropiadas.

  • Ha de existir predisposición de incorporar, en caso de necesidad, expertos en desarrollo de organizaciones respetuosas con el medio para asesorar y consolidar el proceso.
Aún no existen modelos de actuación ambiental estándar para las empresas, ya que cada sector productivo tiene una problemática específica. En este sentido es determinante el impulso que pone en marcha el equipo directivo cuando apuesta por un adelanto empresarial respetuoso con el medio.

Adoptar un modelo de gestión de la empresa haciendo frente a criterios ecológicos no solo beneficia la conservación del medio natural.

De hecho, la misma metodología contribuye también a hacer que el estilo de gestión sea más participativo, más abierto a las innovaciones o más capaz de tomar decisiones rápidas, dándole una calidad diferente. Orientar la gestión de la empresa a favor del medio ambiente se puede convertir en el detonante para modernizar los métodos y las estructura productivas.

El desarrollo de los últimos años demuestra claramente la importancia de tener en cuenta aspectos económicos y técnicos, así como psicológicos, en el momento de organizar medidas de tipo ambiental. Los conceptos ambientales no pueden ser exclusivos de un departamento concreto, sino que se han de exteriorizar y hacer realidad en todos los sectores de la empresa. 

Como base de un desarrollo empresarial respetuoso con el medio se concibió el principio dual para una gestión empresarial respetuosa con el medio ambiente. Este principio se ha mostrado como imprescindible para que se dé una evolución organizativa que tenga en cuenta las necesidades del medio. 

El principio dual define las condiciones marco para la estructuración y puesta en práctica de conceptos empresariales respetuosos con el medio ambiente, y se basa en las experiencias de empresas medianas. No promueve exclusivamente la optimización técnica y económica, sino también la motivación de los trabajadores y la inclusión del concepto ambiental en la filosofía y comunicación empresarial interna.

Se puede evidenciar mediante un ejemplo: para impulsar nuevos productos respetuosos con el medio natural y introducirlos en el mercado, se necesita un acuerdo entre el departamento de marketing y el de investigación y desarrollo. Al mismo tiempo, se ha de formar el personal en cuestiones relativas a la empresa y el medio ambiente. La dirección empresarial debería de procurar mantener una política informativa abierta.

Aunque esta estructura básica es válida para todas las empresas, se recomienda que en las grandes empresas se cree una comisión ambiental interdisciplinaria. En las pequeñas y medianas empresas se puede recurrir a proyectos de gestión ambiental desarrollados por consultores externos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.