¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

martes, 13 de octubre de 2015

La Desdolarización en América Latina

La Desdolarización en América Latina
Hoy, Latinoamérica ha pasado de ser una región cuya deuda pública estaba principalmente en dólares a tener sus pasivos casi totalmente en monedas locales. En el periodo 2000-2014, economías como la peruana mostraron un nivel de endeudamiento en nuevos soles que pasó de 6.3% a 49.7% del total.

Sigue a administración moderna  en Facebook

Países latinoamericanos que lideran traspaso de su deuda pública a moneda local.

Quizá sea cierto que el auge de los commodities terminó, y más de una economía de América Latina (AL) ya lo está lamentando, pero si algo bueno quedó de los años dorados que trajeron los altos precios del petróleo y los metales fue el cambio de composición monetaria en los pasivos públicos.

Estos pasaron de estar mayormente en dólares a establecerse en moneda local; un hecho comprobable desde los países del Arco del Pacífico hasta el llamado bloque bolivariano. El economista Alejandro Indacochea explica que en la última década el Perú y otros países productores de materias primas se beneficiaron del boom de los commodities y en ese contexto fue atractivo para el mercado mundial colocar instrumentos en divisa local, de allí la mayor participación de monedas nacionales en la deuda pública.

Experiencia

Una reflexión que queda de esto es recordar que en los años noventa se nos decía que los países en desarrollo éramos naciones que no sabíamos administrarnos, que teníamos un caos en nuestras finanzas públicas y que por ello generábamos inflación pues vivíamos por encima de nuestras posibilidades; pero años después vemos que quienes nos predicaban ello hoy resultan ser los principales pecadores, asevera Indacochea.

En un análisis de la agencia estadounidense Moody’s se estima que América Latina ahora está el doble de protegida frente a depreciaciones que a principios de siglo.

La reducción de la divisa estadounidense en el porcentaje de la deuda extranjera –cita la agencia– redujo la fragilidad financiera externa de sus economías y en consecuencia la probabilidad de un accidente financiero.

Según los datos presentados por Moody’s en algo más de una década de un conjunto de economías que incluyen a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Venezuela y nuestro país, el promedio de deuda soberana en moneda local pasó del 35% del endeudamiento a cerca del 70%.

Chile es el mejor ejemplo de cómo un país ha modificado la composición monetaria de su deuda, pasando de estar casi totalmente en dólares a establecerse en pesos chilenos. Entre 2000 y 2014 ese país pasó de tener solo el 10% de su deuda en moneda local a cerca de 90% en 2014.

 En el caso del Perú pasó de tener el 6.3% de su deuda en nuevos soles a 49.7% en el mismo periodo de tiempo.

El caso más exitoso es el de Brasil que hoy tiene un impresionante 94.2% de su deuda pública en moneda nacional.

“La composición del endeudamiento público depende de las condiciones de la economía global, evidentemente en un momento cuando el dólar comienza a revaluarse a nivel global lo mejor es tener la deuda pública en moneda nacional, que es lo que está pasando hoy en día”, afirma Indacochea.

Historia

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en los años de bonanza –entre 2003 y 2008– se redujo considerablemente el nivel de la deuda pública y se modificó significativamente su composición, haciéndose notorio una extensión de los plazos, una mayor participación de la deuda a tasa fija, un aumento en la proporción de residentes en su tendencia y un creciente peso de las deudas en moneda local.

En el Panorama Fiscal para América Latina y el Caribe 2015, la Cepal explica que en los últimos 25 años la reducción de la deuda pública externa ha sido notable en la región pues a comienzos de la década de 1990 representaba poco más del 70% del producto bruto interno (PBI) en comparación con el 16% que registra en 2014.

En el estudio presentado por Cepal se menciona que más allá de las oscilaciones cíclicas del déficit o de otras variables de lujo, la sostenibilidad de las políticas fiscales se vincula al nivel de la deuda pública, a su composición y a su perfil de vencimientos.

En una mirada de largo plazo, se aprecia que en América Latina tuvo lugar un largo período de aumento de la proporción de la deuda pública con respecto al PBI (1970-1989), seguido por etapas de reducción (en los períodos 1990-1997 y 2004-2008, luego de un breve período de alza entre 1998 y 2003) y finalmente de estabilización, entre 2009 y 2014”, detalla el ente multinacional en su estudio.


Adicionalmente, se explica que entre el año 2000 y el 2014, del conjunto de 19 países considerados de América Latina se logró disminuir la proporción de la deuda pública con respecto al PBI en 11 países, mientras que en 5 se incrementó (Chile, El Salvador, México, República Dominicana y Uruguay) y en tres se mantuvo constante (Costa Rica, Guatemala y la República Bolivariana de Venezuela). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.