¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

martes, 1 de diciembre de 2015

Importancia de la Tecnología para las Pymes

Importancia de la Tecnología para las Pymes
Muchos representantes de la pequeña y mediana empresa (pyme) no cuentan con los recursos suficientes para adquirir tecnología, por lo que es necesario establecer caminos de financiamiento para lograr este objetivo, afirmó el presidente de la Sociedad Peruana de Pymes (SPP), Jorge Panizo.

Sigue a administración moderna  en Facebook

Hoy en el Perú hablamos de un proceso de industrialización que nos permita crecer como país.

La innovación es factor fundamental para las pequeñas y medianas empresas que buscan sobresalir en mercados cada vez más competitivos.

En este proceso, las pymes juegan un papel preponderante, ¿están preparadas para ello?–Hablar de industria en el Perú es complejo. Para hacerlo, primero debemos hablar de tecnología. La industrialización es sinónimo de tecnología y, en ese aspecto, las pequeñas y medianas empresas presentan ciertos inconvenientes que debemos resolver.

La tecnología es la base del proceso de transformación. Debemos reconocer que el Estado realiza interesantes esfuerzos para promover el tema tecnológico, pues es consciente de que ello es fundamental en la promoción de la industrialización.

El solo hecho de poder adquirir maquinaria y equipos ya es un paso importante rumbo a la industrialización.

¿Qué tan complicado es para una pyme acceder a tecnología de punta y así iniciar una verdadera industrialización? –En los últimos años hubo cierta flexibilización en el otorgamiento de los créditos para la adquisición de bienes de capital.

Esta iniciativa hizo que algunos empresarios puedan renovar sus equipos y, de alguna manera, alinearse con las exigencias del mercado industrial.

A ello se suma diversas campañas impulsadas por el Estado para promover la reconversión industrial, es decir, que más unidades productivas se renueven.

Sin embargo, debo reconocer también que para la gran mayoría de las pequeñas empresas, la industrialización no forma parte de su plan de acciones inmediatas.

–Precisamente, ¿por qué las pymes ven en la reconversión un gasto y no una inversión? –En realidad, es un tema de capacitación. La adquisición de bienes capitales implica, obligatoriamente, programas de capacitación y en ese aspecto hay mucho qué hacer con las pymes.

Se trata de concienciarlas, de hacerlas ver que crecer en el mercado significa desarrollo.

–Pero no se trata solo de comprar una máquina o equipo sin saber qué es lo que realmente se necesita... –Así es. Hoy en día, la industrialización requiere de máquinas muy sofisticadas y especializadas. Para nadie es un secreto que muchos de estos emprendedores diseñan y fabrican sus propias máquinas, sin una asesoría adecuada ni controles que garanticen su correcto funcionamiento. En esta decisión mucho tiene que ver el factor precio, aunque ya no en las mismos niveles que antes.

 Además, si hablamos de industrialización propiamente dicha, solo el 20% de todas las pymes del país pertenecen a este sector, el resto ofrecen servicios, especialmente comerciales.

–¿Cuáles serían los primeros pasos para impulsar la reconversión tecnológica en el sector pyme? –
Lo primero es desarrollar una nueva política empresarial, mediante la cual estimulemos a los empresarios a optar por programas de capacitación. Luego, demostrarles que destinar recursos en este proceso es, a la larga, la mejor inversión que puedan realizar.

Recientemente, sostuvimos reuniones con pequeños empresarios del distrito de Puente Piedra, ellos han desarrollado una visión empresarial, es decir, dejaron de lado una visión netamente comercial.

Las pymes son conscientes de que deben capacitarse. El siguiente paso es asociarse y formar alianzas estratégicas, tal como ocurre en todas partes del mundo.

Por ello, es importante que se implemente un centro de formación y capacitación empresarial. Esto es fundamental en este proceso de industrialización que se lleva a cabo. La formación es para los jóvenes empresarios y la capacitación es para los ya existentes.
Esto nos permitirá reducir sustancialmente las tasas de informalidad, ya que estamos generando un criterio más avanzado en lo que a desarrollo empresarial se refiere.

Hoy contamos con un universo de aproximadamente ocho millones de microempresarios y el número aumenta cuando debería ser todo lo contrario, y no me refiero a acabar con las empresas, sino que pasen a la siguiente etapa del ciclo empresarial, que es convertirse en pequeñas y medianas empresas.

 –Entonces, ¿estamos por el camino correcto? –Efectivamente. Las iniciativas impulsadas por el Gobierno en materia industrial son interesantes y tienen una clara intención de fomento de la inversión e innovación. Las pequeñas empresas cuentan con más instrumentos que les permite crecer y afrontar retos. Eso es lo que debemos impulsar.

La competitividad empresarial es sinónimo de crecimiento económico.


Fuente: Diario oficial el Peruano. Suplemento Económico “Económika” Edición 151.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.