¿Qué tema estas buscando? Escribe aquí

miércoles, 27 de enero de 2016

¿Cómo hacer un negocio formal?

Las leyes deben promulgarse entendiendo el razonamiento de la mayoría de los peruanos y preguntarse por qué ser informal les produce más placer (o menos dolor) que ser formal.

Síguenos también en  Facebook / Twitter 

Una vez que se entienda esa realidad empírica, recién podremos adaptar al Derecho como un instrumento que realmente sirve a la sociedad y solucionar esta “enfermedad” llamada informalidad que afecta a la economía peruana. Así, para curar la enfermedad debemos primero atacar las causas y luego dar al paciente (en este caso, el Perú) medidas de prevención para erradicar la informalidad en nuestro país.

Medidas en el corto plazo

En el corto plazo plantearía lo siguiente:


■ Implementar un sistema tributario que incentive la actividad empresarial, la cual fomente la creación de riqueza y la formalización empresarial. En Singapur, por ejemplo, existen numerosos incentivos para determinados tipos de negocios que implican una exención total o parcial, o tipos impositivos reducidos. Por ejemplo, las pérdidas incurridas en el ejercicio pueden ser compensadas con los beneficios de los ejercicios futuros, sin límite temporal alguno. Ahí no existe un impuesto que grave las ganancias de capital, lo que promueve que muchos inversionistas inviertan en sociedades que listen en bolsa e inviertan en bienes raíces. Las sociedades residentes están exentas del impuesto sobre los ingresos recibidos desde el extranjero si las rentas han tributado en el país de origen, siempre y cuando el tipo impositivo de origen sea como mínimo del 15%. Se concede un crédito fiscal de manera unilateral en materia de impuestos pagados en el extranjero sobre los ingresos derivados de los países extranjeros con los que Singapur no tiene tratados fiscales. Asimismo, también se concede un crédito fiscal en virtud de los tratados fiscales. El crédito está limitado a la cantidad de impuestos que se hubieran pagado en Singapur, donde además se han celebrado convenios de doble imposición con más de 50 países y ha fomentado los tratados de libre comercio con un gran número de países.

En materia fiscal, además de los incentivos señalados, en dicho país se otorgan otros como fijar el IGV en 7%, y exonerar del IR los dividendos y las ganancias de capital.

Tomando este modelo económico, a efectos de apoyar la formalización, se debería analizar la posibilidad de exonerar del IR, IGV e impuesto predial por los primeros cinco años o hasta que lleguen a un monto de un millón de soles en ventas. ¿La razón?, está en que la base imponible no crece, simplemente hay más recaudación porque se le carga más a los formales, es decir, se crean más desincentivos a los contribuyentes. Si exoneramos los impuestos, muchos empresarios verían con buenos ojos la formalidad. Estas normas jurídicas no deberían afectar la recaudación fiscal porque de todos modos estas personas no están pagando ningún tipo de impuesto.

■Implementar un sistema en donde uno pueda constituir una sociedad de forma muy rápida y a un costo muy bajo. En Nueva Zelanda, por ejemplo, solo se necesita un día y un procedimiento para registrar una sociedad. De hecho, el Banco Mundial y la International Finance Corporation decretaron que este es el país en donde es más fácil comenzar un negocio. Este trámite se realiza online con un pago único de 100 dólares.

■ Fomentar los microcréditos bajando las tasas de interés e incentivando a las Mype a que compren activos generadores de dinero. En una coyuntura económica como la que vive el Perú, el acceso de microempresarios a la actividad microfinanciera es muy necesaria. Está dirigida a apoyar a personas que quieren iniciar o hacer crecer un pequeño negocio para mejorar su nivel de vida, pero que por no disponer de avales ni garantías, no tienen ningún acceso a las fuentes de financiación en el sistema financiero formal. En el Perú ha habido mayor acceso al crédito por parte de los microempresarios; sin embargo, esto aún no es lo suficientemente atractivo como para que el peruano promedio decida ser formal.

Medidas en el largo plazo

En el largo plazo plantearía lo siguiente:

Educación financiera. No existe una reforma sostenible sin educación. El problema que enfrentamos es que nuestra educación sigue perteneciendo a la educación que recibían las personas en la era industrial. Cómo podemos esperar un verdadero cambio si una persona graduada no sabe la diferencia entre activos y pasivos. Cómo podemos esperar que haya empresarios de éxito si no tienen nociones de economía, contabilidad y finanzas. Cuando un estudiante escolar se gradúa no sabe que existen distintos regímenes tributarios. En el colegio se le da mayor importancia a sacar el volumen de una gota de agua o aprender trigonometría en vez de calcular tasas de interés y aprender sobre impuestos. Muchos estudiantes salen del colegio pensando que solo los ricos deben pagar impuestos y no se les inculca la importancia de la recaudación fiscal, a efectos de contar con un Estado próspero. Si no se enseñan los beneficios de ser formal en una economía de mercado, no podemos pretender que nuestros ciudadanos no entiendan esa importancia. Es de suma relevancia inculcar valores y desarrollar cursos obligatorios donde se enseñe educación financiera.


Erradicar la corrupción. La razón por la cual ningún peruano quiere pagar impuestos es porque considera que su dinero se está yendo a la “basura”. Finlandia, Suecia, Dinamarca y recaudan alrededor del 40% de los ingresos de las personas; sin embargo, cuentan con buenos hospitales, colegios de primer nivel, las tasas de crimen son nulas y tienen excelente infraestructura. Es decir, el Estado, por medio de la recaudación fiscal, se encarga de que cada uno de sus ciudadanos cuente con las herramientas necesarias para vivir una vida decente. En el Perú, la corrupción condena a muchos a vivir una vida miserable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario, te pido que no olvides de unirte a nuestro facebook.